LOS MARTES AL SOL

27 de enero 2009

En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: SIGUE ADELANTE. Robert Frost

BANDA SONORA

Martes 27 de enero del 2009, hace ahora justo una semana estábamos metidos dentro de un hueco de ascensor cubriendo sus paredes de yeso, hace ahora justo una semana estábamos trabajando.

Así que está no va ser una historia más, esta es la historia de un tipo al que por primera vez en su vida le iban bien las cosas en lo laboral, esta es la historia de un tipo que llevaba "currando" desde los 16 años. De carpintero a pulimentador, de "collidor de taronja" a Guerrillero, de montador de muebles a carpintero, de reponedor a repartidor, de atleta a montañero. Siempre intentando mejorar, y está vez parecía que lo había conseguido, tenia un trabajo duro, un trabajo sin trampa ni cartón, tanto haces tanto cobras. Pero hace ahora justo una semana le dijeron que el trabajo se acababa, le dijeron que tenía que irse al paro, y todos los proyectos, todos los sueños e ilusiones que tenía depositados en el futuro, se le vinieron abajo como un castillo de naipes.

Esta es mi historia, y no es una historia especial, hay más de tres millones de historias como esta en este país, y seguramente la mayoría de ellas mucho más jodidas que la mía, así que, como siempre, no podemos hacer otra cosa que seguir adelante.

Y, como siempre que comenzamos una nueva vida, vamos en busca de un lugar donde podemos recordar el pasado e imaginar el futuro...
... un lugar que no es la Creueta (esa está para los buenos momentos)...
... ni tampoco la Penya Sant Didac...
... hay que irse un poco más lejos. Tenemos que seguir un pequeño tramo de la Vía Augusta y el Camino de Levante (que una vez nos llevó hasta Finisterre)...
... y meternos entre los campos de naranjos...

... para poder llegar al Port de l'Olleria, y encontrar ese lugar, encontrar el Monte Cruz (520m).

Y allí arriba, como siempre, no encontraremos nada, porque allí no están las soluciones a nuestros problemas, nunca lo han estado...
... allí arriba y por el camino sólo encontraremos una cosa...
... la forma de afrontarlos.
Así que de nada sirve lamentarse, tenemos que volver a empezar de cero, aunque el camino sea largo y penoso...

... como las curvas del antiguo puerto de l'Olleria...

... reconvertido en ruta ciclista.

Tenemos que seguir adelante, aunque está vez sea diferente... 
... no podemos elegir, como aquí, subir por el puerto o ir por el túnel... 
... no es como las otras veces, que cambiábamos de trabajo porque queríamos mejorar... 
... esta vez nos ha pasado como al bar-restaurante del Port de l'Olleria que, al hacer el túnel, los clientes dejaron de pasar por aquí, y contra eso no puedes hacer nada. Y aunque siempre nos hayan fascinado estas carreteras y lugares semiabandonados...
... nosotros no podemos abandonar...
... tenemos que venirnos arriba.
Esta es nuestra historia y nuestro destino, y como dijo Bob Marley nunca lo podemos olvidar.
Y, aunque el viento nos quiera tirar, las piedras nos hagan resbalar...
... y la pendiente nos haga sufrir...
... son precisamente estas cosas las que dan valor a nuestras pequeñas historias...
... las que hacen que podamos sentirnos orgullosos de haber hecho cosas tan insignificantes.
Pero, como siempre digo, no se puede vivir del recuerdo, hay que mirar hacia delante, hay que buscar, hay que adaptarse... 
... hay que encontrar en el Montcabrer (1390m)...
... en la cresta del Benicadell (1014m)...
... o en el Monduver (841m), un sueño, una ilusión, algo que hacer si las cosas se ponen más feas...
... y mi vieja compañera de aventuras dice que le ponga las alforjas y nos vayamos a dar la vuelta al mundo, pero yo sé que con la pasta que tenemos no llegaríamos muy lejos.
Aunque al Cabo Norte llegamos, sólo serían algo más de 5000 kilómetros a través de España, Francia, Alemania, Dinamarca, Finlandia y Noruega, y una vez allí ya veríamos como volvíamos.
En fin, ahora ya sabéis por qué venimos hasta aquí ¿no?
Pero ahora hay que volver a la realidad...
... y bajar de aquí por la otra vertiente...
... la de la Vall d'Albaida...
... ahora voy a enseñaros uno de los lugares más bonitos de toda la Comunitat Valenciana, o por lo menos a mí me lo parece...
... aunque yo no puedo ser imparcial en eso, porque ese lugar es como mi segunda casa.
Allí hemos pasado muchas mañanas, tardes e incluso noches entrenado...
... allí hemos acampado junto al fuego, cuando aún estaba permitido...
... allí vimos por primera vez las estrellas desde las montañas.
I per a aplegar alli, només tenim que anar fins a Bellús...
... enfilar el camí de L´Estret de les Aigües...
... i de seguida ens trobarem amb el paratge de la Cova Negra...
... on per a començar tenim la escola d´escalada de la Cova de la Petxina (ahi hi ha grau)...
... just en front de l´Assut Trencat...
... al costat del naixement de Bellús (on naix l´aigua que ens bevem a Xàtiva).
Després, si seguixes pel cami, a mà esquerre tinguen...
... l´Altet, una altra escola d'escalada (on també hi ha grau)...
... i un poc més en davant, a mà detra del riu Albaida ...
... l´Aventador, una escola "plaquera" i completament reequipada (on el grau és com el d'abans).
Però ací, no només es poc escalar...
... per estes sendes tinc moltes hores corregudes.
Y al ver pasar el agua, veo también pasar mi vida, veo aquellas excursiones del colegio...
... donde nos contaban que allí en la Cova Negra habitaba Hombre de Neandertal (y cazaba los animales que pasaban por aquí hace más de 40.000 años)...
... donde nos contaban que, desde la Edad Media, estas canalizaciones...
... y construcciones (Arcaetes d'Alboi) llevan el agua a Xàtiva.
Y, así, con el recuerdo del pasado y nuevas ilusiones y sueños para el futuro, vuelvo a casa...
... pasando por la pared sur de la Penya Roja, donde estoy preparando mi próximo proyecto en solitario...
 ... pasando por debajo del “Calvari Alt”...
... y la muralla...
... bevent en la Font dels vint-i-cinc "Xorros".