KM VERTICAL SUBIDA AL MONTDÚVER

Desde Gandia

(València)

15 de enero 2006

La mañana era fría, como corresponde a las fechas en las que estamos, pero una vez sonó el silbato de salida, el frío dejó paso ha otro tipo de sensaciones, difíciles de expresar con palabras.
La lucha del ser humano contra la fuerza de la gravedad, que te empuja hacia abajo, la lucha por llegar a lo más alto, llegar que no es poco.

Porque, ¿Qué nos incita, a calzarnos unas zapatillas, o unas botas y lanzarnos a la montaña?
Esta es una pregunta que a todos los que hemos estado ahí, nos han hecho mas de mil veces, familiares, amigos, compañeros de trabajo, y que yo, la verdad, después de tantos años, aún no he sido capaz de responder.

Porque, cómo le explicas a alguien que sólo está dispuesto ha esforzarse, para recibir una recompensa material a cambio, que hay cosas en la vida que no se pueden comprar con dinero, pues pertenecen al mundo de las emociones y que son esas cosas las que realmente nos importan, es imposible.

Pero mientras sigan habiendo hombres y mujeres como nosotros que estemos dispuestos a luchar, a sufrir, a soñar por algo aparentemente inútil, como es subir a la cima de una montaña, o correr una maratón, por el simple hecho de lograrlo, creo que este será un mundo mejor, pues ahí reside el verdadero espíritu del deporte.

Lo siento por vosotros, si esperabais otro tipo de crónica mas deportiva, pero esto es lo que hay, como veréis, ando un poco quemado en ciertos aspectos, pues he tenido que pagar un precio muy alto por ser fiel ha mis ideales.

Pero esa ya es otra historia.