Albarracín - Praga - Viena - Budapest

Mayo 2002

Acababa de volver a casa de correr la maratón de Praga, y aún tenia unos pocos días libres de aquel mayo del 2002 y había que aprovecharlos porque no volvería a tener vacaciones hasta el año siguiente.

Me lo había jugado todo a una carta en la preparación de aquélla maratón y todo se fue al traste en unas pocas horas.

Por lo menos en aquel viaje tuve la oportunidad de recorrer: Praga, Viena y Budapest.

¿Por qué te cuento todo esto? pues porque la verdad de la sierra de Albarracín no me llevé nada, ya que mis pensamientos estaban muy lejos de allí. Por no llevarme no me lleve ni fotos, pues me dejé la cámara en el maletero del coche. Eso sí, en esos parajes descubrí que la soledad es un estado de ánimo, que no es lo mismo estar solo que sentirse solo, pues en los tres días y 130 kilómetros que tuve que recorrer para llegar al nacimiento del río Tajo, no me crucé con nadie y sin embargo siempre me sentía acompañado, algún día volveré a la sierra de Albarracín para buscar la belleza que seguro encierra en su interior pero que yo no fui capaz de encontrar.

Albarracín (Teruel)
Plaza Vieja de Praga con la iglesia de Týn al fondo (Chequia)
Salida de la maratón y cruzando el puente de Carlos.
Meta en la Plaza Vieja de Praga
SCHONBRUNN Palacio Imperial de Viena (Austria)
Desde el mirador del castillo de Budapest vemos el puente de las cadenas sobre el Danubio y al fondo el parlamento (Hungría)
El parlamento de Budapest, arte gótico a orillas del Danubio (Hungría)