CERVINO EN SOLITARIO ARISTA LION

& LA HISTORIA DE UNA INFAMIA

Agosto 2019

"Justo es aquello que conviene a quienes dictan la sentencia". Goethe

Mi nombre es Javier García Mascarell, soy el único corredor de la historia que ha sido 1º clasificado veterano y 3º clasificado veterano, el mismo día en la misma carrera, esto no lo ha hecho nadie nunca.

Porque es algo imposible.

Pero yo lo hice, según ellos, el 11 de noviembre 2018 en la Behobia - San Sebastián, como así lo acreditan los documentos oficiales y los trofeos, que me fueron entregados por la organización de la carrera y la agencia vasca antidopaje.

Los mismos que con sus errores e irregularidades, son responsables de esta chapuza sin precedentes, me acusan y me sancionan, por haber corrido, según ellos, el 11 de noviembre 2018 la Behobia - San Sebastián, dopado con una sustancia llamada Meldonium.

Algo que también es imposible, porque yo no he tomado esa sustancia en mi vida.

El País Vasco es la única comunidad de España que tiene cedidas las competencias en materia de controles antidopaje y aplican su propia LEY 12/2012, de 21 de junio 2012, contra el Dopaje en el Deporte.

Y aquí voy a demostrar con pruebas, la chapuza y la injusticia, que la agencia vasca antidopaje junto con la organización de la Behobia - San Sebastián, hicieron conmigo y como funciona esta gente.

Durante más de veinte años he realizado todo tipo de actividades deportivas, reportajes, conferencias, exposiciones, hice hasta un programa de televisión llamado "Al Límit".

Me han pasado todo tipo de historias y en esta Web están detalladamente documentadas en más de 300 reportajes fotográficos y más de 100 videos, en los que se puede ver cada montaña, cada barranco, cada travesía, cada escalada que hemos realizado, como las hemos realizado y con que las hemos realizado.

Y esta historia no iba a ser menos, vamos a contar todo lo que pasó con sus pruebas, como hemos hecho siempre.

Como hizo Aleksandr Solzhenitsyn porque "El escritor ha de estar dispuesto a soportar la injusticia, y en eso está el riesgo de su misión".

 

El 11 de noviembre 2018 corrí la Behobia - San Sebastián, carrera de 20 kilómetros en un tiempo de 1:07:45, que es ir a un ritmo medio de 3:23 el kilómetro, lo que equivale a correr un medio maratón, carrera de 21 kilómetros y 97 metros en un tiempo de 1:11:23.

A lo largo de 20 años he corrido más de 15 medios maratones, a un ritmo medio igual y más rápido de 3:23 el kilómetro. Medios maratones homologados y sin homologar, en circuitos llanos y circuitos con desnivel, con calor, con frío, con viento, en plena forma y arrastrando una fascitis plantar durante los años: 2015, 2016, 2017, que no me permitía entrenar y competir en las mejores condiciones. Y siempre me he movido en las mismas marcas: 1:10, 1:11, 1:12, que significa correr a unos ritmos medios de entre 3:20, 3:23, 3:25 el kilómetro.

Supongo que si alguien se dopa es para correr más rápido, pero yo corrí igual que siempre porque nunca me he dopado.

 

14º Clasificado medio maratón Marathonina Valencia, 1h 10m, ritmo 3:20km. Noviembre 1998

2º Clasificado medio maratón de Moncada, 1h 10m, ritmo 3:20km. Marzo 2000

4º Clasificado medio maratón de Gandía, 1h 10m, ritmo 3:20km. Noviembre 2000

17º Clasificado medio maratón de Elche, 1h 10m, ritmo 3:20km. Abril 2002

2º Clasificado medio maratón de Alcàsser, 1h 10m, ritmo 3:20km. Mayo 2002

1º Clasificado medio maratón en La Vall de Sego, 1h 10m, ritmo 3:20km. Diciembre 2002

1º Clasificado medio maratón Moncófar, NO HOMOLOGADO 1h 09m, ritmo 3:19km. Junio 2003.

2º Clasificado medio maratón de Xirivella, 1h 11m, ritmo 3:23km. Noviembre 2003

2º Clasificado medio maratón de Moncada, h 11m, ritmo 3:23km. Marzo 2004

 

9 años realizando actividades en las montañas

 

38º Clasificado medio maratón Valencia, 1h 12m, ritmo 3:25km. Octubre 2013

2º Clasificado medio maratón Xàtiva, 1h 10m, ritmo 3:20km. Febrero 2014

27º Clasificado medio maratón Granollers, 1h 11m, ritmo 3:23km. Febrero 2015

3º Clasificado medio maratón Xàtiva, 1h 11m, ritmo 3:23km. Febrero 2015

59º Clasificado medio maratón de Copenhague, 1h 11m, ritmo 3:23km. Septiembre 2015

105º Clasificado medio maratón de Santa Pola, 1h 11m, ritmo 3:23km. Enero 2016

4º Clasificado medio maratón Xàtiva, 1h 12m, ritmo 3:25km. Febrero 2016

6º Clasificado medio maratón Castelló, 1h 12m, ritmo 3:25km. Enero 2017

74º Clasificado medio maratón Valencia, 1h 12m, ritmo 3:25km. Octubre 2017

3º Clasificado medio maratón Xàtiva, 1h 11m, ritmo 3:23km. Febrero 2018

74º Clasificado medio maratón Valencia IAAF Mass Race, 1h 11m, ritmo 3:23km. Marzo 2018

91º Clasificado medio maratón Valencia, 1h 10m, ritmo 3:20km. Octubre 2018

21º Clasificado Behobia - San Sebastián, 20 kilómetros,1:07:45, ritmo 3:23km. Noviembre 2018

 

Este es mi nivel, ni más ni menos, el que he demostrado a lo largo de 20 años como corredor popular, el mismo que demostraré cuando vuelva.

El mismo nivel que demostré el 11 de noviembre 2018 en la Behobia - San Sebastián, donde empieza...

LA HISTORIA DE UNA INFAMIA: Cuando entro en meta y me reúno con mi compañero de viaje, que acaba de entrar también en meta menos de un minuto detrás de mí, y en ese momento una persona de la organización se me acerca y me comunica que yo soy el 3º clasificado veterano, y que tengo que someterme a un control antidopaje.

Sin permitirme ir al coche a cambiarme de ropa y abrigarme, sin informarme de mis derechos como deportista a la hora de pasar un control antidopaje, sin darme ningún documento ni firmar ningún papel. Otra persona de la organización se me llevó al interior de un gran edificio público cercano a la meta. Y ya no volví a ver a mi compañero hasta después de terminar todo el proceso del control antidopaje.

Mi compañero intentó acceder al edificio público donde estaban llevándose a cabo los controles antidopaje. Sin embargo, y pese a su deseo expresado de entrar al personal que custodiaba la entrada, informándoles de que su compañero Javier García Mascarell estaba dentro del edificio realizando el control antidopaje, no le permitieron entrar. Tuvo que volver a la carpa que había en las inmediaciones de la zona de meta para buscar a una persona de la organización que le acompañara para poder entrar en el edificio, y una vez dentro no le dejaron entrar a la sala donde estaban realizándose los trámites del control antidopaje. Tuvo que esperar en un pasillo a que yo terminara todo el proceso del control antidopaje para poder volver a reunirse conmigo.

Exactamente esto que acabo de relatar es lo que pudo presenciar mi compañero de viaje y lo que firmó ante un notario de Xàtiva, en un acta de manifestaciones que presentamos en mis alegaciones a la sanción. No digo públicamente el nombre de mi compañero porque no quiero que se vea relacionado con esta desagradable situación.

 

Derechos del deportista a la hora de pasar un control antidoping según la LEY 12/2012, de 21 de junio 2012, contra el Dopaje en el Deporte, en sus artículos:

8-b) "A ser asistidos y asistidas, a su costa, en el control antidopaje por la persona de su confianza que se halle presente o disponible en la zona de dicho control."

8-c) "A ser informados de los controles del dopaje y de las garantías que les asisten en los mismos según el artículo 13.6 de la Ley."

Articulo 13.6 "Las y los deportistas serán informados en el momento de recibir la notificación de control y, en su caso, al iniciarse la recogida de la muestra, de los derechos y obligaciones que les asisten en relación con el citado control, de los trámites esenciales del procedimiento y de sus principales consecuencias, así como del tratamiento y cesión de los datos previstos en la presente Ley, además de la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, establecidos en la legislación vigente en materia de protección de datos de carácter personal."

 

Supongo que todos estos derechos del deportista se pusieron en la ley para que a nadie le pudieran hacer lo que me han hecho a mí. Pero yo en ese momento no sabía ninguno de mis derechos, porque están escritos en el acta del control antidopaje y a mí no me la dieron ni la firmé hasta que terminé el control.

Desde el momento en que se me llevan sin informarme de nada y me quedo solo, sin nadie conmigo de mi confianza que supervise el proceso de mi control antidopaje, todos mis derechos como deportista a la hora de someterme a un control antidopaje han desaparecido y se comenten tal cantidad de errores e irregularidades conmigo, que cuando termino el control y salgo de allí tengo un acta de control antidopaje que pone que soy el 1º veterano, me suben al pódium como 1º veterano, me dan el trofeo de 1º veterano y me dan un sobre con el premio del 1º veterano.

Y nadie a día de hoy me ha reclamado nada de todo esto. ¿Extraño no?

Unos días después según la clasificación y el certificado oficial vuelvo a ser el 3º veterano.

Y unos meses después me envían a mi casa por correo certificado un trofeo de 3º veterano personalizado con mi nombre.

Cuando les presento todas estas pruebas, en las alegaciones a la agencia vasca antidopaje, me contestan que para ellos todo está bien y todo lo han hecho bien, y que me van a sancionar.

Aunque hasta un niño de primero de la ESO, se dé cuenta que todo esto es una chapuza, hecha por unos .................. incapaces de reconocer sus propios errores, aunque los tengan delante de sus ojos.

Solo puedo leerme "El Hombre en Busca de Sentido" y, como Viktor Frankl, comprometerme con la libertad interior.

No hace falta poner más adjetivos calificativos a esta situación, porque se califica sola con las pruebas.

Algunas de las pruebas de mi caso ya no podían verse en Internet, porque he sido descalificado y borrado de la clasificación oficial, pero aquí estarán para siempre.

Cuando firmé el acta al terminar el control ni siquiera la pude leer, porque estaba completamente destemplado de frío, hacía más de una hora que había terminado la carrera y llevaba puesta la misma camiseta de tirantes sudada y mallas cortas con las que había corrido la carrera. Además de haberme puesto medio desnudo varias veces para llenar el bote de orina.

Un chaval, al ver mi estado físico, me dio un cortavientos de la organización para ver si entraba en calor. Es el que muestro en las fotografías y llevo al subir al pódium.

El día después del control, cuando pude leer con tranquilidad el acta del control antidopaje, me doy cuenta de que en la letra pequeña estaban mis derechos y uno de ellos era que tenía 30 minutos para poder ir a cambiarme de ropa y presentarme en el control antidopaje con ropa seca y abrigado, como las personas, no como los animales. Pero como a mí no me dieron ni me enseñaron el acta al entrar en meta, sino al terminar el control antidopaje, no sabía nada de mis derechos, ni antes, ni durante el control.

Si al terminar el control hubiera estado en condiciones de leer el acta no la habría firmado, o si hubiera tenido conmigo una persona de mi confianza que la hubiera leído por mí, tampoco la habríamos firmado. Porque contiene graves irregularidades, porque pone que soy el 1º veterano, la hora de la firma no es la correcta y además parece que está rellenada por dos personas, porque una escribe en mayúsculas y la otra en minúsculas, y todos los números no están escritos igual.

El nombre de la persona que supuestamente firmó el acta está aquí tachado para no hacerlo público.

Con todas estas irregularidades, y con la asistencia de un abogado, les pedimos a la agencia vasca antidopaje que nos abrieran un periodo extraordinario de prueba para poder ir al País Vasco con un perito grafólogo que determinara con unas pruebas de escritura a la persona que supuestamente firmó el acta, si además de esta persona hubo otras sin identificar que rellenaron el acta.

Sin embargo, nos denegaron la ampliación del periodo de pruebas y la realización de las mismas.

No entendimos por qué, si yo ya había dejado de correr carreras desde el 2018 (como medida preventiva y para evitar problemas) y solo queríamos hacer las pruebas para defendernos, no para seguir corriendo carreras.

Y todo esto lo puedo contar públicamente gracias a que tengo todas estas pruebas para demostrarlo, porque de lo contrario, me tomarían por loco. Pero todo esto habría pasado igualmente, como las cosas que pasaron durante el proceso de mi control antidopaje. Porque allí habían más personas que no conocía que entraban y salían, habían más papeles y botes de orina en las mesas, cuando me tuve que ir al baño por necesidad y tuve que dejar mi bote de orina fuera de mi control, y lo tuve que dejar porque no tenía a nadie conmigo de mi confianza que controlara la situación por mi. Y no lo tenía porque no me explicaron mis derechos, ni me dieron el acta donde estaban escritos hasta que terminé el control.

Y mientras yo estaba solo y pasaba todo esto, y me hacían este desastre del que tengo todas las pruebas que muestro aquí, mi compañero estaba fuera y no le dejaron entrar.

Incumpliéndose descaradamente mis derechos, que deben de haberse puesto en la ley precisamente para que a ningún deportista le puedan hacer lo que me han hecho a mi:

 

Derechos del deportista a la hora de pasar un control antidoping según la LEY 12/2012, de 21 de junio 2012, contra el Dopaje en el Deporte, en sus artículos:

8-b) "A ser asistidos y asistidas, a su costa, en el control antidopaje por la persona de su confianza que se halle presente o disponible en la zona de dicho control."

8-c) "A ser informados de los controles del dopaje y de las garantías que les asisten en los mismos según el artículo 13.6 de la Ley."

 

En resumen: Corro la carrera al mismo ritmo que he corrido los últimos veinte años de mi vida. Entro en meta y soy el 3º veterano. Se me llevan sin tener ninguno de mis derechos como deportistas a la hora de pasar un control antidopaje, y cuando salgo del control antidopaje me lo han cambiado todo y resulta que soy el 1º veterano. Unos días después, vuelvo a ser el 3º veterano. Tengo dos trofeos en mi casa, uno de 1º veterano que me dan en el pódium al salir del control antidopaje, y otro de 3º veterano que me envían por correo certificado a mi casa. Tengo un premio que me dieron en el podium en un sobre que le corresponde al 1º veterano, que por supuesto no he disfrutado porque no me pertenece, pero lo tengo yo porque me lo dieron ellos y nadie a día de hoy me lo ha reclamado. Tengo un certificado oficial que pone que soy 3º veterano. Pero también tengo un acta de control antidopaje de 1º veterano con graves errores e irregularidades, y la tengo yo porque durante el proceso del control antidopaje se cometieron graves errores e irregularidades, sino no habría pasado todo esto.

Y con todo este desastre, no solo no me dan una explicación, sino que lo mejor de todo es que para ellos todo está perfecto, todo lo han hecho bien.

Según ellos, soy el único corredor de la historia que ha quedado 1º veterano y 3º veterano en la misma carrera (¿?). Esto no lo ha hecho nadie nunca en la historia del atletismo.

Y todo me lo han dado ellos.

Pero no puede ser; según ellos, lo han hecho todo perfecto (¿?)

Llegados a este punto, yo ya solo quiero que alguien me explique:

¿Por qué tengo un podium de 1º clasificado veterano que no me pertenece?

¿Por qué tengo un trofeo de 1º clasificado veterano que no me pertenece?

¿Por qué tengo un premio de 1º clasificado veterano que no me pertenece?

¿Por qué tengo un acta de control antidoping de 1º clasificado veterano que no me pertenece?

¿Por qué tengo un control antidoping con una sustancia que no me pertenece?

¿Por qué nadie me reclamó nada de todo lo que tengo y no me pertenece?

¿Por qué tengo todo lo que pertenece al 1º clasificado veterano, si yo soy el 3º clasificado veterano?

¿Por qué nadie me da una explicación de por qué tengo todo lo que no me pertenece?

Y cuando nadie te contesta, comprendes que es la injusticia, la calumnia y la impotencia.

Y entonces descubres que es lo verdaderamente importante en la vida.

Y una última pregunta: ¿Si lo que cuento aquí públicamente fuese mentira y si las pruebas que muestro aquí y tengo en mi casa fueran falsas, por qué no me denuncian?

Por lo menos de momento, aún no me han quitado el derecho a la libertad de expresión, para poder contar públicamente lo que sucedió y mostrar las pruebas de ello.

Y a partir de aquí, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Pero que te acusen y te sancionen, unas personas que son incapaces de reconocer sus propios errores e irregularidades, aunque salten a la vista en las pruebas, es de Kafka.

Como podía esperar justicia, de unas personas que no respetaron mis derechos desde el primer momento, desde que entré en meta.

Ya sé que allí no puede pasar esto, porque harán las cosas bien y no este esperpento, pero ¿qué pasaría si en un Tour de Francia, en unas Olimpiadas, en un Mundial, en un campeonato de España, le hubieran hecho todo esto a un deportista profesional y tuviera todas estas pruebas, de esta chapuza sin precedentes?

Pero como yo soy un insignificante corredor popular, no pasa nada; me sancionan y punto, así es la vida.

Como a Eddie Felson en la escena final de El Buscavidas.

Como a Reinhold Messner en el Nanga Parbat, al que acusaron falsamente sus propios compañeros de expedición, durante décadas, de abandonar a su hermano Günther a la muerte por hacer cumbre. 35 años después se demostró que Messner, estuvo con su hermano hasta que un alud se lo llevó para siempre.

Como en el caso de mi gran ídolo Walter Bonatti en el K2. Al que también acusaron falsamente sus propios compañeros de expedición y el Club Alpino Italiano, de haber consumido el oxigeno que era para los demás a 8.000 metros de altura en el K2. 50 años después de aquellos hechos, se descubrió que todo fue una gran mentira.

Como a Edmond Dantès, como a SIDI.

Como a José Mujica, al que tuvieron once años en la cárcel como rehén...

Todos ellos me enseñan el camino a seguir.

“Porque a un hombre le pueden quitar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino.” Viktor Frankl